Tratamiento de la Leishmania

Recordar que el mejor tratamiento es la prevención siempre prevenir mejor que lamentar  aprende como aquí. Antes de elegir el tratamiento adecuado es necesario hacer un análisis completo para ver si el animal presenta anemia o algún otro déficit sanguíneo, bioquímica, para ver valores hepáticos y renales principalmente, y proteinograma para ver es que grado ha afectado el parásito a albúmina y globulinas.

Antes de todo, saber que esta es una enfermedad que acompañará a vuestro perro el resto de su vida, requiere de controles periódicos y puede que haya que hacer varias rondas de tratamiento a lo largo de su vida porque en muchos casos puede haber recaídas. Sí, es cierto, en principio es una enfermedad que no tiene cura, aunque sí conozco casos que han llegado a negativizarse en los test laboratoriales y los síntomas han desaparecido totalmente (por lo tanto, el parásito ha sido eliminado) pero estos casos son los menos habituales, sin embargo con los tratamiento actuales el animal puede llegar una larga vida sin grandes problemas y es muy probable que llegue a una avanzada edad e incluso muera por una causa muy diferente a la leishmania.

Os voy a mostrar los tratamiento principales (glucantime y milteforan combinado con alopurinol) y los complementarios (para mejorar defensas). Hay muchísimos protocolos, eso dependerá del veterinario y lo que considere, así que me limitaré a explicar resumidamente los productos y utilidad
glucantime-5x5-ml-vet

  • Glucantime (antimoniato de meglumina): Es un antiprotozoario que inhibe algunas enzimas del parásito. Es uno de los más utilizados y más antiguos. Se debe inyectar intramuscular o subcutáneo (también se ha usado intravenoso). El tratamiento suele durar un mes y hay muchos protocolos (cada 48h, cada 24h, cada 12h…). Su toxicidad a largo plazo es bastante alta y puede ocasionar algún problema en el punto de inyección pero en mi opinión es el más eficaz. Hay que dosificarlo con cuidado en casos de insuficiencia renal o hepática por que puede empeorar los síntomas, en estos casos yo uso milteforan. Se recomiendo dar junto con un protector hepático (Hepatosil, Policolinosil…).
  • Milteforan (miltefosina): Para los casos con problemas de riñón o hígado y para propietarios que no quieran de ninguna manera pinchar a su mascota, este fármaco está en forma de jarabe. La miltefosina inhibe la penetración de las leishmanias a los macrófagos (las células que parasitan). El inconveniente de este producto es su precio respecto al glucantime, si se trata de medicar a un perro de raza grande puede costar mas de 200€ el tratamiento de 28 días. El otro problema que tiene es que debe mezclarse con la comida porque puede causar problemas gástricos, incluso si se da directamente en boca sin mezclar puede provocar esofagitis y debe manipularse el jarabe con mucho cuidado (guantes, etc). Puede causar problemas hepáticos, la disminución del parásito puede durar solo 5 meses y en algunos casos no hay ninguna mejoría.
  • Alopurinol: Se complementa con cualquiera de los 2 anteriores y luego debe usarse como mantenimiento, solo. También puede usarse solo desde el principio pero el efecto parasicida es más lento. Es económico y fácil de conseguir en farmacias con pocos efectos secundarios.

El resto de fármacos complementarios se limitan a mejorar el sistema inmune:

  • Leisguard (Domperidona de humana): Es un medicamento que se usa también para aumentar la prolactina (estimular producción de leche) y que se asocia a la estimulación del sistema inmune humoral (Th1) que es el encargado de luchar contra el parásito. Lo bueno es que sirve tanto para animales infectado como para prevenir que se desarrolle la enfermedad en animales sanos. La domperidona es muy económica, el leisguard de veterinaria es mucho más caro. Inconvenientes: problemático en perras con pseudogestaciones, también moviliza intestino y puede haber diarreas.
  • Vetinmune: es otro estimulador del sistema inmune.

El de tratamiento dependerá de los síntomas que desarrolle el animal durante la enfermedad (insuficiencia renal o hepática, vómitos o diarreas por la medicación, anemia, etc).

Seguro que en un futuro habrá muchas más opciones de tratamiento, esperemos que ese futuro esté próximo.

perro-feliz-corriendo

Si necesitas un collar preventivo contra la leishmaniosis: Scalibor o Seresto

Si prefieres pipetas: Advantix

Sobre nosotros Irene

Veterinaria colegiada en Alicante con 5 años de experiencia.

4 comentarios

  1. Este artículo es genial, voy a compartirlo en Facebook 🙂

  2. No se habla de la autovacuna. Me gustaría saber más sobre ella. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • Sígueme en

    Facebook
    Facebook
    Google+
    http://www.tipsveterinarios.es/consejos-y-cuidados/leishmania-iv-tratamiento">